La disparidad entre mujeres y hombres

Opinan la MI Carolina Luján y la GM Claudia Amura para página12

Consultada por Página/12, la Maestra Internacional Carolina Luján, número uno del ranking femenino local, aseguró, acerca de las causas de la disparidad de nivel entre hombres y mujeres: “Se trata de un problema cultural, de ninguna manera hay condicionamientos biológicos. Vivimos en una sociedad todavía muy cerrada en muchos aspectos, una sociedad que identifica la razón con lo masculino y reserva a lo femenino un lugar menos científico y más irracional. Es fácil ver cómo se traducen estas ideas a los porcentajes de hombres y mujeres que juegan al ajedrez. En un torneo abierto pueden llegar a contarse cien hombres por cada mujer, y eso, naturalmente, hace más probable que haya más jugadores hombres de mucho nivel”. La actual campeona continental agregó: “Si hay alguna diferencia, esa diferencia tiene que ver con la resistencia física, pero aun así, eso se entrena. No creo en absoluto que haya desigualdades en términos de capacidades”.

Por su parte, la Gran Maestro Femenino y pentacampeona argentina Claudia Amura opinó: “Creo que la diferencia entre la participación masculina y femenina en el ajedrez se debe a varios factores. El ambiente del ajedrez sigue siendo netamente masculino (mayoría de dirigentes, árbitros, organizadores, entrenadores). Ante ese panorama la mujer debe estar acompañada por un entorno afectivo propicio y debe tener un carácter especial para estar en ‘igualdad de condiciones’. Judith Polgar siempre estuvo acompañada por alguien de su familia, su madre o su esposo, pero ante la llegada de los hijos ya le resultó casi imposible continuar la lucha en la élite mundial, y para cumplir con su rol de madre obviamente debió postergar el ajedrez. Creo que los hombres son capaces de postergar casi todos los demás proyectos o desentenderse de ellos, pero para la mujer siempre hay otras prioridades”. Amura también se refirió al entrenamiento: “Como dijo Kasparov, en más de una ocasión la fuerza física también juega un papel importante en el ajedrez, aunque muchos no lo noten. Una partida consume mucha energía del ajedrecista; para soportar la tensión que nos genera un torneo tenemos que estar muy fuertes física y emocionalmente, y a veces las mujeres tenemos altibajos. En fin, no es imposible que una mujer supere o equipare a los hombres (la escuela china es el mejor ejemplo de paridad) pero creo que las mujeres siempre tendremos que hacer un esfuerzo mayor para lograrlo”.

La disparidad entre mujeres y hombres
Tagged on: