A 44 años del inicio del “Match del Siglo”

El 11 de julio de 1972 daba inicio en Reykjavik el encuentro por el título mundial de Ajedrez, conocido mundialmente como “El Match del Siglo”, entre el entonces campeón Boris Spassky y el retador Robert Fischer. Las características sorprendentes de la famosa primera partida, jugada en medio de la tensión por las idas y venidas previas a la realización de la misma, han hecho de ella un hito en la historia reciente del ajedrez. .

3985El martes 11 de Julio de 1972, aunque parezca increíble, el mundo alteró su pulso habitual ante el inicio de una partida de Ajedrez.

Juego en general relegado por el gran público y los medios masivos de comunicación al lugar de pasatiempo, curiosidad o deporte menor, el Ajedrez cobró vida y dimensiones hasta allí desconocidas cuando Boris Spassky, el jugador soviético que se proclamara Campeón Mundial  tres años antes, se sentó ante el tablero en Reykjavik, capital de Islandia y movió  1. d4.

Exactamente siete minutos después, apareció en el escenario a paso veloz un hombre rubio, alto y de andar algo torpe, que saludó con un apretón de manos al Campeón, tomó asiento frente a él y luego de unos breves segundos realizó sobre el tablero su respuesta: 1…Cf6. Era el retador, el norteamericano Robert “Bobby” FischerEl “Match del Siglo” había dado comienzo y un suspiro de alivio se generalizó entre los organizadores islandeses, las autoridades de la FIDE y la comunidad ajedrecística en general. No habían sido pocas las dificultades surgidas en el camino hacia la realización del encuentro, ya a partir del mismo momento en que Fischer se proclamó el desafiante a la corona, cuando venció contundentemente a Petrosian en Buenos Aires 1971. El estadounidense, famoso como niño prodigio desde los años ’50, había alcanzado el cenit de su fuerza ajedrecística en los últimos tres o cuatro años, arrasando con sus oponentes en todo torneo en el que participara. Y había llegado al match contra Spassky luego de vencer a tres GM de primerísimo nivel de la época, por diferencias jamás vistas en  competiciones de tan alto rango: 6-0 a Taimanov, 6-0 a Larsen y 6 ½ a 2 ½ a Petrosian.

program-the-world-chess-championship-match-iceland585
Programa del Match

Pero no solo por sus dotes de jugador fue conocido Fischer, sino por sus excentricidades y por sus demandas de condiciones de juego, tanto en lo referido a confortabilidad de las sala de juego, iluminación, etc., sino también a los premios estipulados. Así fue que el match de Reykjavik estuvo varias veces a punto de no concretarse, incluso luego de pactadas las condiciones, debido a mas y mas reclamos del “challenger”. Pero la oportuna intervención de un mecenas que aportó una suma importante de dinero en premios para que la contienda no fracasara, definió su realización. Sin embargo, hasta el último momento Fischer insistió con exigencias de todo tipo, por lo que solamente en el momento en que se sentó a jugar, pudo confirmarse que el encuentro estaba en marcha.

Más allá de lo deportivo y de las peripecias derivadas de la personalidad de Bobby, lo cierto es que los preparativos del match alcanzaron también relevancia política, debido al enfrentamiento de un jugador soviético con un norteamericano en el marco de la Guerra Fría entre las dos superpotencias de entonces, cuando muchos, fueran o no ajedrecistas, vieron en la confrontación un duelo que dirimiría las bondades de uno u otro sistema político. Así, tanto la administración Nixon en EEUU (con su célebre Secretario de Estado Kissinger a la cabeza) como las más altas esferas del gobierno de Brezhnev en la URSS (país que durante muchos años había hecho del Ajedrez una cuestión de Estado y cuya supremacía en el juego era palpable),  se ocuparon de involucrarse activamente en las disputas y negociaciones antes y durante el match.

Por fin ese 11 de Julio entonces, los relojes se pusieron en marcha en el tablero de Reykjavik, con las miradas del mundo sobre las jugadas de los protagonistas.

Y por si fuera poco todas las viscisitudes de antes de iniciar los juegos, la primera partida tuvo un ingrediente extraordinario, ya meramente ajedrecístico, que sobresaltó a todos quienes seguían las partidas allí mismo en Reykjavik, como a así también a quienes lo hacían en todos los lugares del mundo a través de transmisiones por radio, cuyos programas habituales eran interrumpidos para pasar las jugadas de uno y otro contendiente.

fischer-takes-on-h2
29… Axh2

Luego de una defensa Nimzoindia en donde el campeón se alejó cuidadosamente de variantes agudas, la partida se encaminó a un tranquilo final de alfiles con pronóstico de tablas. Pero, en la jugada 29, ante la sorpresa de todos, el norteamericano realizó una de las movidas más insólitas realizadas en una lucha por un campeonato del mundo: jugó 29…Ah2, entregando a corto plazo la pieza y exponiéndose a la derrota en una posición hasta allí igualada. Spassky aceptó, obviamente, el obsequio y se encaminó a ganar la partida con depurada técnica, por lo que el match, cuando nada hacía suponerlo promediando el medio juego, comenzaba con el soviético arriba en el marcador.

Mucho se habló, se analizó y se escribió sobre esta primera partida del “Match del Siglo”. Algunos atribuyeron el casi infantil “error” de Fischer a una falla en el cálculo; otros quisieron ver un ansia desmedida de victoria (incluso el mismo Bobby así lo dejó entrever en alguna entrevista informal muchos años más tarde) o incluso una aversión del norteamericano a las posiciones “muertas”; también se habló, y con algún fundamento, de un golpe psicológico que pretendió asestar al campeón, poniéndolo en el aprieto de jugar con absoluta precisión para explotar la ventaja “de regalo”. Para aportar aún más a estas polémicas, muchos años después de la partida y tras una considerable labor investigativa, el GM inglés Jon Speelman publicó unos análisis donde descubrió que jugando con absoluta exactitud, Fischer incluso podría haber alcanzado las tablas en el final que se produjo luego del “sacrificio” del alfil.

Como sea, la primera partida del famoso encuentro, de la que hoy se cumplen 44 años, reunió los ingredientes dignos para ser el inicio de ese gran drama ajedrecístico que se desarrolló en Islandia durante dos inolvidables meses de 1972.


Partida 1


Partida 2 al 11


Partida 12 al 21

A 44 años del inicio del “Match del Siglo”
Tagged on: