André Danican Philidor, “Los peones son el alma del ajedrez”

Fracoise-André Danican Philidor nació en Dreux (Francia) el 7 de Setiembre de 1726. Perteneciente a una familia de músicos, continuó con la tradición y siendo muy  joven se desempeñaba ya como compositor en la corte de Versalles. Fue en esas épocas de juventud que conoció el ajedrez, juego para el que de inmediato reveló una natural inclinación.

Por Horacio R. Olivera

MI0002863010Antes de cumplir los veinte años, Philidor comenzó a frecuentar el Café de la Regence, lugar que (como hemos ya destacado en varias notas anteriores en esta misma sección) congregaba a los mejores ajedrecistas de su tiempo. Su habilidad para el juego le permitió rápidamente ser considerado como un jugador sobresaliente, ya que era difícil, cuando no imposible, ganarle una partida. En vista de ello, y para hacer más interesante los juegos, comenzó a otorgar ventajas de material a sus rivales, como asimismo a ofrecer sesiones de partidas simultáneas, casi desconocidas en ese entonces. Y para dar más realce a sus talentos, jugó varias de esas simultáneas en la modalidad “a la ciega”, para asombro y admiración de todos.

En 1748 derrotó al jugador sirio Stamma, quien era considerado hasta allí el mejor del mundo, consagrándose definitivamente como lo que hoy llamaríamos el campeón mundial;  de allí en adelante viajó por varios países de Europa, brindando exhibiciones y haciendo del ajedrez una profesión con la que aliviaba sus apremios económicos.

Puede decirse que Philidor fue un adelantado a sus tiempos en lo que a ajedrez se refiere, pues introdujo métodos analíticos hasta allí desconocidos, plasmados no solo en sus partidas sino, sobre todo, en su libro “Análisis del juego de ajedrez” de 1749, en el que expone varias normas a seguir para alcanzar el dominio del juego. Así, son clásicas sus recomendaciones sobre la forma de manejar los peones, resumidas en su máxima más conocida y siempre vigente: “Los peones son el alma del ajedrez”.

R150149760También redactó un “Reglamento del juego de ajedrez”, con normas elementales, tales como la colocación debida de las piezas al inicio de la partida, el enroque y la captura al paso. Se ha visto en este reglamento el paso inicial para proyectar a nuestro juego desde el campo meramente social o de juego de mesa, al de una verdadera actividad de competencia deportiva.

Por último, es realmente muy destacable que Philidor haya legado a las futuras generaciones estudios que continúan en plena vigencia…más de doscientos años después!.  Hay al menos dos de estos estudios que son conocidos por todos los jugadores avezados: uno es el procedimiento del final de Torre y Alfil contra Torre; el otro, aún más popular, es la llamada “Maniobra de Philidor” en finales de Torre y Peón contra Torre, recurso básico de en este tipo de final de partida.

Francoise-André Danican Philidor falleció en Londres (Inglaterra), el 31 de agosto de 1795.


Compartimos un visor varias de sus partidas más destacadas. Además, podrán ver todas sus partidas, ingresando en el siguiente link 

André Danican Philidor, “Los peones son el alma del ajedrez”