El match que marcó el inicio de una nueva era

Se cumplen diecisiete años de la finalización del match en el que Vladimir Kramnik despojó de su título de campeón a uno de los más grandes jugadores de todos los tiempos: Garry Kasparov. La sorpresa por el resultado solamente fue comparable a la admiración que causó, en la comunidad ajedrecística, la forma en que el nuevo monarca planteó su estrategia para lograr batir a un Kasparov que jugó por debajo de su habitual nivel.

Por Horacio R. Olivera

kasparov-kramnikEl match por el Campeonato del Mundo de la PCA (Professional Chess Asociation), la entidad creada por Garry Kasparov y otros maestros en 1993, al separarse de la FIDE, tuvo una génesis que, como mínimo, debe calificarse como oscura.

Desde el cisma, Kasparov había revalidado su condición de campeón mundial “no oficial” (o “no FIDE”), en sendos matches contra Nigel Short y Vishy Anand, en los que se impuso con autoridad y demostrando su enorme poderío ajedrecístico, consolidando, por si hiciera falta, su condición de mejor jugador del planeta.

Pero los problemas de la PCA para conseguir patrocinadores que sostuvieran un ciclo completo de candidatos, hizo que se resolviera invitar a los mejores jugadores clasificados por ranking para sostener, en 1998, un encuentro para clasificar un retador para el campeón. Vladimir Kramnik, alumno dilecto del campeón y Vishy Anand fueron los designados, pero ante la negativa del indio, tomó su lugar el GM letón Alexei Shirov. El match tuvo lugar en la localidad de Cazorla, en España, y el letón, contra los pronósticos, se alzó con el triunfo luego nueve partidas sumamente disputadas.

Conforme lo que se había estipulado, por tanto, Alexei Shirov debía ser el retador. Sin embargo, el campeón comenzó a poner trabas para la concreción del encuentro por el título y, luego de largas y fallidas negociaciones, el mismo no se realizó. Distintas han sido las especulaciones sobre los motivos de la no celebración del  match, desde cuestiones económicas hasta sospechas sobre preferencias de Kasparov sobre el rival a enfrentar (ya que él fue quien, en definitiva bloqueó la realización). Lo cierto es que Shirov fue injustamente privado de un derecho que había ganado de manera legítima sobre el tablero.

Más aún, en el año 2000 la PCA (o sea Kasparov) determinó unilateralmente que Kramnik sería el “challenger”, al considerarlo el mejor jugador de ese entonces. Honor al mérito, más allá de las vicisitudes comentadas, el joven ruso se encontraba, justo es decirlo, en un inmejorable momento ajedrecístico.

De esta forma poco clara, se llegó al encuentro Kasparov-Kramnik, con la corona mundial oficiosa en juego.

Pactado al mejor de dieciséis juegos y con una bolsa de dos millones de dólares, se desarrolló en Londres, en Octubre y Noviembre de 2000.

51955035-1Kramnik sorprendió desempolvando la desacreditada defensa Berlín contra la apertura Ruy López, aportando varias ideas estratégicas nuevas a la misma, inyectándole nueva vida y haciendo de ella un obstáculo que  Kasparov no pudo sortear en ninguna de las cinco partidas en las que se planteó (cabe destacar que desde ese momento la variante adquirió “carta de ciudadanía” al más alto nivel magistral, siendo incluída en su repertorio por gran cantidad de maestros de primer nivel).

El desafiante tomó la delantera al ganar la segunda partida, en un final con peón de más que impuso con precisión y depurada técnica. Y después de varios empates, ganó el decisivo juego 10°, ante un Kasparov vacilante.

Luego de otras cinco tablas, en las que el campeón intentó vanamente y por todos los medios quebrar la resistencia de su oponente, el resultado quedó sellado: Kramnik se había impuesto por 8,5 a 6,5, conquistando la corona mundial de la PCA.

Vladimir Kramnik defendió su título exitosamente contra Peter Leko en 2004 y continuó siendo el campeón de la FIDE unificada, tras vencer a Topalov en un polémico encuentro en 2006.

En tanto, Garry Kasparov, considerado por muchos el más grande jugador de la historia del ajedrez, continuó  ocupando el  n° 1 del ranking mundial, hasta su voluntario retiro en 2005. La sorprendente pérdida del título ante su mejor alumno, no melló sus extraordinarias capacidades ajedrecísticas ni opacó la brillantez de su incomparable estilo.


Match por el Campeonato del mundo Londres 2000

 

El match que marcó el inicio de una nueva era
Tagged on: