Bent Larsen, el gran danés

Nacido en Tilsted, Dinamarca, el 4 de Marzo de 1936, Jorgen Bent Larsen se inició tempranamente en el ajedrez. A los 15 años derrotaba a todos sus rivales en el club de ajedrez de su ciudad natal y a los 20, ya asentado en Copenhague, se consagró Campeón de Dinamarca, lauro que obtendría nuevamente en otras ocho ocasiones. Cuando en 1956 jugó en las Olimpíadas de Moscú defendiendo el primer tablero de su país, quedó claro que ese simpático joven rubio de buenos modales y juego aguerrido, hasta allí Maestro Internacional, estaba destinado a formar parte de la historia grande del juego-ciencia.


Por Horacio R. Olivera

En Moscú 1956, Larsen alcanzó el título de Gran Maestro y fue Medalla de Oro en el primer tablero, con un atronador score de 14 puntos sobre 18 posibles, habiendo incluso hecho tambalear al Campeón Mundial Botvinnik, quien debió esforzarse al máximo para alcanzar unas tablas en su partida individual. A partir de allí, su carrera recibió un inusitado impulso y tomó parte en gran cantidad de torneos, iniciando el ascenso a la cumbre. Acérrimo enemigo de las “tablas de maestros”, muchas veces su afán de victoria le generó algunos reveses, aunque así también, y por el mismo motivo, obtuvo victorias resonantes. Entre otras actuaciones destacadas de esa primera época en la arena internacional, ganó en Hastings 1956 (empatado), Mar del Plata 1958, Beverwijk 1960 y 1961 (empatado) e IBM 1964 y obtuvo varios segundos y terceros puestos. En el Interzonal de Amsterdam en 1964 compartió el primer puesto con “la flor y nata” del ajedrez soviético, esto es Smyslov, Spassky y Tahl, clasificándose por tanto para disputar los matches del Torneo Candidatura al campeonato del mundo. Derrotó en el primero al yugoslavo Borislav Ivkov, pero perdió el encuentro semifinal con el ex Campeón Mundial Mikhail Tahl, luego de una contienda de dimensiones épicas que se decidió en el décimo y último juego. Como dato de interés, a continuación disputó con Effim Geller en 1966, un match para determinar el tercer puesto, derrotándolo ajustadamente, pero consagrándose como el primero en derrotar a un jugador soviético en un encuentro de estas características.

bentlarsen-1En 1967 gana, en una actuación descollante, el Interzonal de Sousse, por sobre Korchnoi, Geller, Gligoric y Reshevsky y nuevamente accede al Candidatura, venciendo a Portisch en cuartos de final, pero cayendo en 1968 en la semifinal ante Spassky, quien a la postre sería el nuevo Campeón del Mundo al batir a Petrosian en 1969. Ese mismo año de 1967 se premió a Larsen con el “Oscar” de ajedrez, premio otorgado por primera vez en esa ocasión.

De esas épocas se destacan también, entre otras, sus victorias en Le Havre 1966, Memorial Capablanca 1967, Palma de Mallorca 1967 y 1969, y Vinkovci 1970. También en 1970 juega y gana en el primer tablero del equipo “Resto del Mundo” que se enfrentó al combinado de la URSS en el famoso encuentro disputado en Belgrado. Sus resultados previos hicieron que se lo eligiera para liderar esa selección, aún en detrimento de Fischer, que ocupó (no sin alguna queja previa de parte del norteamericano) el segundo tablero.

En 1970, el Interzonal de Palma de Mallorca acaparó la atención mundial, debido sobre todo a la meteórica seguidilla de triunfos del estadounidense Robert “Bobby” Fischer, que jugaría el torneo iniciando, se estimaba, la etapa final de su carrera hacia la corona ajedrecística. Bent Larsen, a quien sin embargo, y como vimos, se consideraba al menos al mismo nivel de “Bobby”, llegó a Palma con la habitual confianza en sus fuerzas; jugó un excelente torneo, pero no logró evitar que Fischer, imparable, ganara el certamen con tres puntos y medio de ventaja sobre el mismo Larsen, Geller y Huebner, que ocuparon empatados los puesto segundo al cuarto. No obstante, Bent logró infligirle a Fischer su única derrota, luego de una cuidadosa preparación en una de las variantes favoritas del norteamericano en la Defensa Siciliana. Ver partida


1971-bobby-fischer-vs-bent-larsen-denver-1971
Fischer-Larsen, Denver, 1971

Clasificado de todas formas por su colocación, a los cuartos de final del Torneo Candidatura, derrotó con solvencia al alemán Uhlmann, pasando a la ronda siguiente donde debía enfrentar, ahora en match individual, a Fischer, quien había derrotado al soviético Taimanov por el inaudito score de 6 a 0.

El encuentro se realizó en 1971 en la ciudad de Denver, Estados Unidos y, para asombro de la comunidad ajedrecística toda, Larsen, absolutamente desconocido, fue derrotado categóricamente por el mismo resultado que Taimanov: un 6 a 0 inobjetable (Ver match). Es interesante destacar que, al igual que Spassky cuando lo derrotara en 1968, Fischer continuó su avance hasta lograr el título en 1972.

Golpeado por semejante derrota, Larsen tardó un tiempo en asimilarla, pero volvió a la lucha,  ganando en Teeside y Hastings en 1972 y en Manila 1973, pero no logrando la clasificación al Candidatura en Leningrado 1973, al quedar en la sexta posición. Pero en el Interzonal de Biel 1976, volvió a brillar, imponiéndose en solitario por sobre Tahl, Petrosian y Smyslov entre otros muy fuertes jugadores. Sin embargo, perdió claramente ante Portisch en cuartos de final quedando nuevamente eliminado.

No obstante esta nueva desilusión, siguieron buenas actuaciones en torneos, siendo la próxima ocasión para la lucha por el cetro máximo el Interzonal de Riga en 1979, en el que pese a sus esfuerzos ocupó el séptimo lugar, no llegando a clasificar para el nuevo ciclo de candidatos y siendo este su último intento de su carrera por llegar a la cumbre ecuménica del ajedrez.

larsen21
Larsen-Karpov

Sin embargo, no dejó de jugar y cosechar victorias y puestos de privilegio en torneos, ganando por ejemplo en Buenos Aires en 1979, 1980 y 1983, Reykjavik 1985, Hastings 1986 (compartido) y Londres 1989, además de segundos y terceros puestos en otros importantes certámenes. A partir de los años noventa su estrella deportiva declinó, aunque siguió jugando y obteniendo aún algunos éxitos.

Larsen cultivó un tipo de juego que, más allá de su efectividad, deslumbró por sus conceptos renovadores y su audacia; solía ensayar ideas sumamente arriesgadas que, aunque a veces le costaran el punto o una mala colocación en un certamen, le servían, como gustaba decir, “para ganar el próximo torneo”.

 Estudioso de los preceptos de su compatriota Nimzowitsch, los aplicó en su práctica temprana, para luego enriquecer su juego, a través de toda su carrera, con ideas de su propia cosecha. Particularmente interesante fue su tratamiento de las aperturas, pues revitalizó planteos pasados de moda, como la “Apertura Vienesa” o la del “Alfil Rey” e incluso la original 1.b3, que popularizó y que actualmente es denominada “Apertura Larsen” en su honor. Hizo aportes también en el “Dragón” de la Siciliana y en la Defensa Holandesa, entre otros muchos esquemas que practicó. Fue también un finalista de excepción, considerado por muchos maestros como el mejor de su tiempo en esa difícil fase de la partida.

Autor de varios libros, entre los mismos destaca claramente “Yo juego para ganar”, una obra que, ya desde el título, es prácticamente una declaración de principios de su visión sobre la práctica del ajedrez.

1014h Ejerció con gran capacidad el periodismo de ajedrez, para el cual contó con un especial talento; así también, fue un enorme goce para los aficionados verlo oficiar de comentarista “en vivo” en una buena cantidad de torneos de primer nivel, una actividad en la cual supo trasladar a los espectadores, en un lenguaje llano y claro, su enorme experiencia y conocimientos.

Bent Larsen, fue un extraordinario ajedrecista, ícono del juego combativo y espejo de muchos jóvenes valores que se formaron durante los años en los que descolló en la élite ajedrecística mundial.

Falleció en Buenos Aires, ciudad en la que residió durante sus últimos años, el 9 de setiembre de 2010.


Pueden ver todas las partidas de Bent Larsen, ingresando en el siguiente link 


Partidas destacadas

Bent Larsen, el gran danés
Tagged on: