Sergio Negri

Lope de Vega, fénix de los ingenios, fénix del ajedrez

Lope de Vega, fénix de los ingenios, fénix del ajedrez

En plena Edad Moderna, en el contexto de una creciente influencia hispana, y de su ulteriormente bautizado Siglo de Oro, el ajedrez seguirá teniendo protagonismo en el mundo de las letras. Lope de Vega, creador de la denominada “comedia nueva”, fue uno de ellos. En este recorrido, repasaremos la presencia del juego ciencia, en obras como La boda entre dos maridos, La obediencia laureada, La noche toledana, La fuerza lastimosa, El primer Fajardo, Famosa de servir a señor discreto, Los pastores de Belén, La dama boba, El Genovés liberal, Los locos de Valencia, y muchas más. Pensando en el ajedrez, contribuyó decisivamente a la popularización del juego, para que no sólo quede circunscripto a los ámbitos cortesanos. Lo recordamos en un nuevo aniversario de su nacimiento.

Curiosidades sobre el gran antecedente del ajedrez olímpico

Curiosidades sobre el gran antecedente del ajedrez olímpico

Si bien no es correcto señalar aquel histórico Torneo de París como una Olimpíada, el 13 de julio de 1924 comenzó a jugarse el primer antecedente sobre lo que hoy conocemos como las Olimpíadas de Ajedrez, y fue la semilla para que las federaciones organicen su competencia. Tuvo lugar entre el 13 al 20 de julio, en medio de los Juegos Olímpicos de París 1924. El encuentro internacional, que se desarrolló en el Hotel Majestic, no contó con los jugadores considerados profesionales, y tuvo serias inconsistencias en la competencia por equipos.

Leibniz, el filósofo alemán que imaginó a Dios jugando al ajedrez

Leibniz, el filósofo alemán que imaginó a Dios jugando al ajedrez

Hace 371 años, nacía el filósofo y matemático alemán Gottfried Leibniz, además de su simultáneo descubrimiento con Newton del cálculo diferencial, es considerado uno de los fundadores de las estadísticas y del cálculo en juegos. Tal vez lo conozcan por una frase genial que se le atribuye: “El ajedrez es demasiado juego para ser ciencia y demasiada ciencia para ser juego”. Pero su labor vinculada a nuestro juego ha ido más lejos. Si cuando Dios creó al mundo lo hizo de manera lúdica, jugando un juego, tal como Heráclito introdujo al describir al niño Aión, para Leibniz ese juego que practicaba la divinidad era el ajedrez.

Marguerite Yourcenar: el ajedrez símbolo que rebasa toda vida

Marguerite Yourcenar: el ajedrez símbolo que rebasa toda vida

La autora de Memorias de Adriano incluyó al ajedrez en varios pasajes de su obra y su estudio. Amiga de Jorge Luis Borges, y de Roger Caillois, tras la muerte de este último ingresó finalmente en la Academia Francesa, y en su alocución inaugural, donde repasó parte de la obra de Caillois (autor del célebre “Los juegos y los hombres”), desarrolló conceptos de gran nivel para con el juego: “El jugador de ajedrez, preocupado únicamente, según parece, por problemas abstractos, opera en sí esa metamorfosis que consiste en convertirse por un tiempo en su propio adversario, con el fin de mejor prever los golpes que tendrá que evitar y los dilemas que deberá resolver”. Los repasamos y disfrutamos, a 19 años de su inmortalidad.